Trucos para aprender a montar a caballo

Escrito por montaracaballo 29-03-2018 en caballos. Comentarios (0)

Montar a caballo es un sueño para muchos jóvenes. Y es fácil de cumplir en entornos tan increíbles como la Cerdanya. En el campamento Pyrene ofrecen experiencias de una semana de duración en las que nuestros hijos aprenderán todo sobre el arte de la equitación.

Sin embargo a algunos padres les da cierto miedo dejar a sus hijos montar a caballo. Si ese es tu caso, no te preocupes. Los monitores de Pyrene han querido compartir con todos los lectores algunos trucos interesantes para aprender a montar a caballo. Verás que no tiene por qué ser algo complicado y mucho menos peligroso. Siempre que cuentes con la ayuda de buenos profesionales tus hijos vivirán una experiencia inolvidable. ¿Quieres saber más? En ese caso, sigue leyendo.

Pasos a seguir para aprender a montar a caballo

Cuenta con profesionales

Montar a caballo es una actividad deportiva verdaderamente divertida pero que requiere de experiencia. Y para conseguirla hay que recurrir a profesionales. En el campamento Pyrene cuentan con excelentes monitores de equitación que ofrecerán a tus hijos la oportunidad de aprender los primeros pasos de este impresionante mundo.

Respetar al animal

La equitación es un deporte verdaderamente único donde tenemos la oportunidad de acercarnos a animales tan nobles como los caballos. Igual que nos sucede a nosotros, los caballos tienen su propio carácter y hay que respetarlo en cada momento.

A pesar de que son animales nobles, y muy amaestrados, cada uno tiene su propia naturaleza. Los hay más juguetones, los hay más tranquilos. El profesor se encargará de buscar aquel cuya forma de ser y complexión se adapte más a las necesidades de tu hijo.

A la hora de montar un caballo es importante tener el máximo respeto hacia el animal. Jamás debe de ser golpeado ni tratado con violencia. Respetarlo es la clave para aprender a montar a caballo.

No tengas miedo

Quizá lo que más impone la primera vez que te subes a un caballo es la altura. Se trata de animales poderosos con unas hechuras increíbles. Cuando estés encima de repente te sentirás como un gigante y algo desprotegido.

Pero no has de preocuparte ni dejar que el miedo te invada. Se trata de animales muy mansos y bien entrenados que están acostumbrados a trabajar con niños. Solo necesitas respirar hondo y relajarte para evitar tener posturas rígidas que puedan afectar a la hora de conducir al animal. Disfruta de la aventura. En menos de 15 minutos te sentirás con un auténtico jinete.

Aprende sus comportamientos

Quizá lo más bonito de montar a caballo es que es que interactúas con un animal vivo. Esto implica que, al igual que tú, tiene sus reacciones frente al entorno. Puede que a tu caballo no le guste pisar el agua y tengas que ser firme para que pase sobre un charco. Quizá tenga que hacer un alto en el camino porque deba de ir al baño y tú no sepas bien qué está pasando.

No te preocupes. Poco a poco aprenderás sus costumbres y entenderás sus comportamientos al dedillo. En una sola semana os comprenderéis como hermanos.

Una buena montura siempre ha de estar bien regulada

Es importante que la montura que lleves esté perfectamente regulada. Da igual que tengas las piernas cortitas o muy largas. Todas las monturas se adaptan a cualquier altura. Para asegurar una correcta utilización de la silla tus pies deben de estar bien anclados en los estribos. De otra manera no podrás controlar adecuadamente al caballo.

Por suerte los profesores de equitación son expertos en el arte de colocar las sillas y ajustarlas a cualquier altura y tamaño. Ellos la colocarán y fijarán perfectamente para ti.